¿Cómo hablar con sus hijos sobre el consumo de alcohol?

Publicado el: 26 Apr 2013

Calma, cariño y comunicación son las claves para lograr ser escuchado.

Por Karen Fernández M.
Más notas del autor
Fotos por Jorge Castillo y Shutterstock

 

Descubrir que un hijo está consumiendo alcohol puede causar preocupación y enojo a madres y padres, por lo que lo mejor hablarlo con su pareja o algún otro allegado, antes de lanzarse a recriminarle al menor sobre dicha conducta.

El mantener la calma, permitirle explicar el por qué de su consumo y mantener una comunicación fluida con él o ella, son las claves que el doctor Gerardo Tálamo, sicólogo venezolano y especialista en temas de ingesta saludable de bebidas alcohólicas, le recomienda a los padres de familia para tratar este tema con sus hijos.

No explotar en cólera y encontrar el momento oportuno para conversar, sin apuros por ninguna de las dos partes, permitirá poder tratar el tema sin que la persona adolescente distorsione lo ocurrido o lo oculte, añade el el sicólogo.

Los adolescentes atraviesan una etapa de rebeldía en la que le restan validez a todo lo que digan o sugieran sus progenitores, por eso, ante esta situación, lo mejor que pueden hacer ellos es escuchar a sus hijos y hacerles ver, de manera respetuosa, los efectos que el alcohol tiene en su desarrollo. Para ello, deben estar bien informados y mostrarles estudios y estadísticas que refuercen la veracidad de lo que dicen.

Investigaciones diversas han demostrado que el consumo de alcohol antes de los 18 años afecta el desarrollo del cerebro, empeorando el rendimiento intelectual, el desarrollo verbal y motor. Además, entre más joven se inicie en el consumo, mayor es el riesgo de hacerse dependiente o tener problemas para controlarlo en su adultez, por ello la norma es cero alcohol antes de la mayoría de edad.

En Costa Rica, la edad en la que se ingiere el primer trago es a los 16 años en promedio. El 25,8% de los hombres menores de 18 años toman y el 10,6% de las mujeres y de ellos 6,4% y 2,8% respectivamente, son menores de 15 años.

Por ello, Tálamo explica que “la edad ideal para hablarle a los jóvenes sobre este tema es entre los 9 y los 11 años, dado que ya son capaces de comprender normas y desarrollar capacidades de razonamiento lógico”.

Costumbre de amigos (55%), el gusto por la bebida (35% y el consumo familiar (10%) son las principales razones que indican los menores para iniciar con el consumo de bebidas etílicas.

 

Educar con el ejemplo

 

El especialista, quien visitó Costa Rica como parte de la campaña de educación en centros educativos impulsada por Educalcohol, aclara que el modelaje es uno de los pilares sobre el cual descansa la prevención del inicio del consumo de alcohol en los menores.

El joven va a hacer lo que vea en su casa. El mensaje de hacé como yo digo, no como yo hago, resta toda credibilidad a los padres”, afirma Tálamo.

Si el consumo en el hogar es responsable, moderado y se hace en compañía de amigos para celebrar alguna ocasión especial, los hijos aprenderán que esa es la forma correcta de hacerlo, si así lo deciden después de los 18 años.

Pero no basta con darle una buena educación al respecto a los hijos. Es importante que los progenitores conozcan a los padres de los amigos de sus niños y la opinión que éstos tienen sobre el consumo de alcohol en menores para velar porque no sean ellos los que nos inicien en esta práctica.

Hay que recordar que el alcoholismo es una enfermedad y como tal, requiere que el entorno del enfermo sea amable, de apoyo y cariño; como con cualquier otro padecimiento, debe ser tratado por un especialista. La recuperación es dura tanto para el paciente como para su grupo familiar.

0
Su voto: Ninguno
Más notas del autor